"Siento un rechazo persistente al contacto sexual"

 Laura Makabresku 

Laura Makabresku 

Hay personas que experimentan una aversión constante o recurrente hacia algún tipo de contacto erótico, lo que les lleva a evitar los encuentros sexuales, sobre todo si incluyen prácticas genitales. Esta sensación de rechazo y/o repugnancia puede darse tanto ante la idea de llevar a cabo conductas o relaciones sexuales en general, como ante las prácticas sexuales concretas. 

CÓMO SE MANIFIESTA

La  repulsión puede ir acompañada de ansiedad o pánico,  lo que pone en marcha una serie de cambios y alteraciones físicas como es un aumento de la frecuencia cardíaca y de la sudoración, tensión muscular, crisis de angustia, sensación de asfixia o de falta de aire, desvanecimientos, vértigos o sensación de mareo, náuseas o vómitos.

Esta situación tan desagradable, lleva a la persona a realizar diferentes conductas con el objetivo de evitar todo tipo de situaciones o personas con las que exista riesgo de iniciar algún tipo de contacto sexual.  Estas conductas abarcan desde el abandono de la higiene corporal o la implicación excesiva en cualquier otro tipo de actividades que le permitan tener una excusa.

QUIÉNES LO PADECEN

La aversión hacia el contacto sexual aparece en hombres y mujeres, aunque es una dificultad poco habitual. Algunas personas han experimentado este rechazo a lo largo de toda su vida, mientras en otras personas que han vivido su sexualidad sin dificultades, aparece como respuesta a un vivencia concreta, como haber sufrido un situación de violencia sexual.

También existen diferencias en el grado de afectación que este presenta. En la aversión generalizada, la persona experimenta conductas de repugnancia hacia todo tipo de contacto sexual, sin importar las personas con quien las lleve a cabo. En el tipo situacional, el rechazo se manifiesta hacia el contacto erótico o con ciertas personas específicas. 

CAUSAS FRECUENTES

La principal causa se encuentra en una actitud negativa hacia la sexualidad en general, y a la erótica y/o al cuerpo y los genitales en particular. 

Aquellas personas que siempre han sentido este rechazo, suelen haber recibido una educación sexual deficiente o excesivamente rígida y restrictiva, como ocurre en ambientes religiosos muy estrictos. En cuanto a las aversiones secundarias, estas tienden a estar relacionadas con experiencias traumáticas como abusos, violaciones o, incluso, la propia presión que la pareja pueda ejercer para mantener algún tipo de actividad sexual.

CÓMO SUPERARLO

Si se trata de un rechazo actitudinal, pondremos el foco en la historia o biografía sexual y realizaremos una profunda educación sexual. Además suelen ser efectivas las intervenciones cognitivo-conductuales como son las técnicas de desensibilización sistemática.


Este texto ha sido adaptado de un artículo original de Psicología y Mente

Cómo comunicar en mi entorno que soy homosexual

 Fotograma de la película "A Place Like Home" 

Fotograma de la película "A Place Like Home" 

Salir del armario conlleva expresar públicamente y de manera explícita que eres homosexual. Esto, que para alguien que se sienta hetero no supone ninguna consecuencia adversa, constituye un paso crucial para muchos gays y lesbianas, fruto de la incompresión y la homofobia que perciben de buena parte de nuestra sociedad.

No es necesario que te pongas una camiseta en la que se pueda leer que eres lesbiana, o decir que vas a ir montado en una carroza en el Gay Pride (aunque si te apetece, adelante). Se trata de dejar claro en tus conversaciones cotidianas, sin complejos ni eufemismos, cuál es el sexo por el que te sientes más atraída o atraído. Y aunque en este texto nos vamos a referir a la homosexualidad, entendemos que las personas bisexuales pueden pasar por situaciones similares a las lesbianas y los gays.  

¿ES OBLIGATORIO DEMOSTRAR TU ORIENTACIÓN SEXUAL?

Como decíamos al principio, mostrar tu orientación sexual de forma clara y evidente puede conllevar ciertas amenazas que cada cual debe analizar personalmente. Y es que nadie está obligado a expresar que es lesbiana o gay, menos aún si existen riesgos para su integridad física o psíquica. Si vives en un lugar donde se condena y encierra, maltrata o mata a homosexuales, entonces quizá sea mejor mantener silencio. La decisión es personal

¿CÓMO HACERLO?

El modus operandi dependerá del tipo de relación que mantengas con la persona a la que se lo quieres comunicar. Como dice Gabriel J. Martín, autor del libro "Quiérete Mucho, Maricón" (Roca Editorial, 2016), con las personas con las que tengas una relación más estrecha o íntima, es lógico que quieras hacerlo de una forma más personalizada. Con las menos cercanas, no será necesario tanto trámite. 

DENTRO DE LA FAMILIA

Sentirse amado y reconocido por la familia en primer término, y por el entorno en segundo, es una necesidad básica, tan importante como el alimento y que nos nutre de seguridad emocional. Es frecuente que, en hombres y mujeres homosexuales, esta necesidad básica no esté adecuadamente cubierta, debido a que, desde las más temprana niñez, habrían aprendido que no son aceptados y aceptadas incondicionalmente por sus familiares directos (padre y/o madre, hermanas o hermanos). 

Cuando se dan cuenta de que la homosexualidad provoca rechazo, agresiones, asco y/o pena, a sus familiares más significativos, construyen un esquema desadaptativo en el que asumen, de manera más o menos inconsciente, que  para que los demás les acepten, deben ocultar su homosexualidad.

El no sentirse querido tal y como se es, provoca un daño que debe repararse. Por eso, lo primero es salir de la inercia que lleva a la mujer lesbiana y al hombre gay a ocultarse para evitar críticas.

Aunque pueda resultar tópico, no deja de ser cierto que las personas que mejor te conocen no suelen sorprenderse por este tipo de revelaciones. Es habitual que alberguen sus sospechas o incluso que lo hayan asumido antes que el propio gay o la propia lesbiana. Por eso, una vez verbalizado, no suelen sentirse sorprendidos. A veces, incluso, sienten alivio porque por fin tienen la oportunidad de acompañarte y apoyarte en esa esfera de tu vida

Si no se lo esperan y les cuesta asimiliarlo, será necesario mantener un diálogo abierto durante un tiempo. Ayudarles a comprenderte y de paso, a que entiendan lo importante que es para ti sentir su apoyo. Intenta averiguar dónde está el problema: ¿Recibieron una educación muy conservadora? ¿Se sienten ansiosos ante la idea de que les pregunten por tu vida? ¿Saben lo que significa ser homosexual y por qué lo eres? Si a ti te llevó un tiempo asimilarlo, se paciente porque ellas y ellos necesitarán otro tanto.

¿POR QUÉ ES RELEVANTE SALIR DEL ARMARIO EN EL TRABAJO?

Cuando alguien tiene dudas sobre si comentar en el trabajo que es homosexual, solemos preguntarle si se plantearía lo mismo en caso de ser hetero. La respuesta suele ser que no. Incluso, yendo más allá ¿Dirías que eres ateo o religioso, vegano u omnívoro, hijo único o tienes hermanas o hermanos?

Es verdad que hay cierta información que es susceptible de generar un conflicto, y tú tratas de evitar éste en el ámbito laboral. Sin embargo, con ello también estás consiguiendo que las y los lesbófobos y homófobos campen a sus anchas.

Puede que toda esa información no sea relevante a la hora de realizar eficazmente tu labor profesional, pero te otorgará autenticidad, honestidad, y autoconfianza, lo que te ayudará a estrechar vínculos y trabajar mejor. Que te traten y te conozcan como eres, favorece también que encuentres personas que puedan encajar contigo. Y cuando esta máxima la llevamos a la orientación sexual, conseguimos abrir la posibilidad a conocer a alguien con quien establecer una relación erótica y/o amorosa. Al fin y al cabo, la mayor parte de las relaciones de pareja se inician en el entorno laboral. 

"Lo importante, al final, es mantener la visibilidad", afirma Martín. 

¿En qué consiste la masturbación?

 Sonja Lekovic for Wolfpaper

Sonja Lekovic for Wolfpaper

A pesar de no haber registros, el estudio de nuestros parientes más cercanos en la evolución, los bonobos, nos hace pensar que la masturbación es una conducta heredada de nuestros antepasados en la cadena evolutiva. Estos chimpancés, con quienes compartimos el 99% del genoma, disfrutan de una sexualidad libre. Realizan conductas eróticas frecuentemente, lo que les resulta útil para la cohesión social, la liberación de estrés y el estrechamiento de lazos afectivos entre miembros del grupo. Entre sus prácticas sexuales también se encuentra la masturbación y el homoerotismo. 

De la libertad con la que expresan su sexualidad los bonobos, al tabú y la represión de la especie humana en nuestros días en relación al autoerotismo, media la cultura. A medida que ésta va adquiriendo un papel más relevante a lo largo de la historia, la visión de la masturbación va transformándose hasta la perspectiva actual, cargada de mitos y falacias.  

 

La masturbación es practicada por todas las personas que lo desean y deciden hacerlo. No es una práctica solo para adolescentes, gente sin pareja o insatisfecha con sus relaciones. Quienes poseen discapacidades sensoriales, físicas o intelectuales, también tienen derecho a expresarse eróticamente. 

Georgina Burgos


 

Qué es la masturbación

Nos gusta la definición que Masters, Johnson y Kolodny incluyen en su libro Human Sexuality: “toda forma de autoplacer sexual obtenido mediante cualquier tipo de estimulación física directa.” 

La masturbación, tal y como la entendemos en Borobil, no consiste solamente en la estimulación de los genitales, sino que puede haber incluso ausencia de contacto con ésta zona, debido a que el placer deseado se encuentre en otras partes del cuerpo.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que nuestros genitales forman parte de un cuerpo sexuado y erógeno. Por tanto, es interesante estimular y activar todo el sistema, incluido el cerebro, de manera que tengamos una más intensa sensación y percepción de placer. Nuestra actitud y estado emocional son clave. Estos serán modulados por la vía de la imaginación y/o la activación de los cinco sentidos. 

 

La etimología de la palabra masturbación no está clara. Mientras unos autores defienden que proviene del griego mecea turba, que significa “excitar el pene”, otros creen que procede de la expresión manus stuprare, es decir, “cometer estrupo con las manos contra uno mismo”.

Georgina Burgos


 

Durante la infancia, las niñas y niños suelen descubrir la masturbación de forma casual, ya sea porque tienen sensaciones agradables en sus genitales y en la piel, o bien a través de la exploración y descubrimiento de su propio cuerpo. Para ellas y ellos, la masturbación es un acto de estímulo-respuesta en la que no hay un significado erótico. 

A pesar de ello, es importante enseñar a la niña o niño que, en nuestra sociedad, la masturbación es una práctica que forma parte del ámbito privado y que no es recomendable llevarla a cabo ante cualquiera o en sitios públicos. El modo en que transmitimos el mensaje  es fundamental de cara a que entienda que, aunque privada e íntima, la masturbación no está prohibida, ni es incorrecta.

En la adolescencia, la masturbación y las fantasías eróticas son las coductas sexuales más asequibles. Este es el momento en que muchos chicos y chicas se inician en el autoerotismo. 

La transformación del cuerpo y el efecto de las hormonas sexuales les permitirán sentir con pasión su condición sexuada, y se lanzarán a imaginar, probar, descubrir. A su vez, reconstruimos nuestra identidad y desarrollamos nuevas capacidades cognitivas que nos llevan a explorar y comprender el mundo, y a nosotros mismos, desde una perspectiva nueva.

Durante la etapa adulta, la masturbación no desaparece, incluso aunque mantengamos relaciones o vínculos afectivos y/o eróticos con otra persona. Ya en la vejez, la masturbación sigue siendo una práctica deseada aunque se tenga pareja. La creencia de que la sexualidad de las mujeres termina con la menopausia y que los mayores no tienen interés sexual es poco realista. La ciencia va demostrando que nuestra capacidad de estrechar vínculos y buscar el placer, dura toda la vida. 

El autoerotismo nos ayuda a conocernos, a querernos y a expresarnos sexualmente. Sin embargo, hay a quien no le gusta. Esta posición es tan respetable como la contraria y no tiene por qué conllevar síndromes o traumas. 

Quiérete, y si te apetece, mastúrbate.


Fuente: Burgos Gil, G. (2012). La Masturbación, Guía práctica para mujeres, hombres y parejas. Barcelona, De Vecchi Ediciones.

Si me atraen otras personas ¿Debo cuestionar lo que siento hacia mi pareja?

 pinterest

pinterest

Se suele pensar que, si tu relación de pareja goza de buena salud, no necesitas estar con nadie más. Y justo lo contrario, que si sentimos atracción o amor hacia terceras personas, es que hay algo en nuestra pareja que no está funcionando de forma adecuada. Ambas ideas son herederas del amor romántico, un concepto muy útil para inspirar piezas artísticas, pero que puede resultar perverso en la vida real ya que nos dice que el amor, si es verdadero, supera todos los obstáculos. Una responsabilidad demasiado pesada cuando se carga en una persona, la que se supone que es nuestra "media langosta". 

Respondiendo a la pregunta que aparece en el título, diremos que el deseo no puede acotarse y es lógico sentir atracción por otras personas. Este hecho puede llevar a cuestionarte, no necesariamente lo que sientes hacia tu pareja, sino en qué términos quieres mantener el vínculo que te une a ésta. 

Hoy sabemos que existen formas de relación distintas a la monogamia, como las siguientes: 

 

ANARQUÍA RELACIONAL

El término fue acuñado por Andie Nordgren y parte de la idea de que con cada persona se construye un vínculo diferente, con sus propias dinámicas internas. El compromiso, la intimidad física o afectiva y las relaciones sexuales no son exclusivas de las relaciones románticas.

“En la práctica significa que no jerarquizamos las relaciones de esa manera, que en nuestra red afectiva cuentan todos los tipos de vínculos y nos implicamos con todos ellos sean o no románticos, y que nos planteamos compromisos de convivencia, de crianza, de economía compartida, etc. con personas con las que sentimos esa afinidad y deseo, no necesariamente con aquellas con las que tengamos un vínculo romántico” afirman desde sus filas. 

 

POLIAMOR

"Consiste en amar a varias personas a la vez, de forma consensuada, consciente y ética. Quienes lo defienden consideran que el amor no tiene que estar restringido, porque si quieres a alguien deseas lo mejor para esa persona y eso incluye poder ampliar su vida amorosa y sentimental. La única condición es el amor entre las personas y la aceptación de la relación por parte de todas ellas." leemos en la web de Poliamor Madrid, una comunidad con más de un millar de personas suscritas. "Defiende que el amor no es un recurso limitado y elimina la necesidad de encontrar a la persona perfecta que sea capaz de cubrir todas tus necesidades, o la de resignarse a vivir con alguien que no lo haga, o la de ser infiel y ocultarlo."

 

PAREJA ABIERTA

Es aquella pareja que acuerda poder mantener contactos eróticos o sexuales con otras personas, pero no permite establecer otra relación del mismo tipo. Ambos miembros de la pareja convienen si se debe realizar una comunicación expresa cuando se produzcan estos encuentros o, por el contrario, su ocurrencia debe mantenerse en silencio. 

 

INTERCAMBIO DE PAREJAS O SWINGING

Es un estilo de vida en pareja en la que los dos realizan una serie de actividades sexuales en un mismo local privado o inmueble particular. Entre esas prácticas, se incluyen:

  • Observar cómo otros se relacionan sexualmente o mantener relaciones sexuales con tu pareja mientras eres observado.
  • Soft swing o intercambio suave: Besar, acariciar o realizar sexo oral con una tercera o cuarta persona
  • Full Swap o intercambio total:  Mantener relaciones sexuales, incluyendo el coito, con alguna otra persona además de tu pareja. 

 

Si quieres tomar las riendas de tu vida erótica y afectiva, ponte en marcha. La forma en que estableces las reglas en tus relaciones conlleva un trabajo que puede requerir tiempo. Acordar los términos, en un continuo con dos polos opuestos que van de la exclusividad a la inclusividad erótica, depende de lo que quieras y del tipo de vínculos afectivos que seas capaz de construir.  Introducir a terceros debe partir de una situación consensuada y progresiva, donde se pueda ir "testando" el nivel de apertura que somos capaces de asumir. 

Si quieres comenzar este proceso, puedes ponerte en contacto con nosotras para que acompañemos y guiemos este trabajo emocional. 

 

Fuentes: Poliamor Madrid, Sexo en Stereo.

 

Cómo volver al "mercado" tras un divorcio

 Museum Of Broken Relationships

Museum Of Broken Relationships

Pocas cosas pueden dañar más la confianza en uno mismo como el final de un matrimonio. Incluso si la ruptura fue amistosa, el sentido de fracaso persiste, y si las cosas terminaron mal seguro que tienes heridas emocionales graves. Es difícil sentirse seguro después de una ruptura, sobre todo si te sientes más viejo y menos atractivo que antes de emparejarte. Salir de nuevo en busca de pareja puede requerir una buena dosis de valor. 

 

¿Cómo lo llevas? 

En los primeros días es habitual que sintamos una gran fragilidad emocional. Podemos pasar de la negación al llanto, pena, preocupación, rabia, preguntas sobre el porqué de la situación, recuerdo de momentos pasados, culpabilidades, etc.  En este estado es preferible no tomar decisiones importantes, de las que podríamos arrepentirnos más adelante, o bien, si éstas no pueden esperar, es conveniente buscar ayuda y asesorarse con un profesional que nos ayude.  

MANTÉN CERCA A TUS AMISTADES

Aferrarse a las amistades positivas es importante para mantenerse en equilibrio. En 2007, un informe del Journal of Divorce and Remarriage de Ohio reveló que mantener una red social ayuda a fomentar una "adaptación positiva" mientras que las relaciones más cercanas son mejores para "protegerse contra la inadaptacion" e impedir que uno se hunda. Después del divorcio, tal vez lo mejor es considerar a los amigos como un apoyo emocional y salir de tu círculo social para encontrar una nueva pareja. 

APRENDE DE LA EXPERIENCIA

Una cosa que el divorcio sin duda te puede enseñar es lo que no quieres en una relación. Un estudio realizado en 2004 por Debora Scheneller y Joyce Arditti en Virginia Tech reveló que la mayoría de los divorciados tenían claro que una nueva relación debía tener cualidades que faltaban en su matrimonio, en particular una mayor igualdad, más comunicación y mejor resolución de conflictos. Les preocupaba que las relaciones no funcionaran, pero tenían claro que no se conformarían con menos de lo que necesitaban.

Scheneller también descubrió que el divorcio es a menudo un catalizador del crecimiento: "el divorcio es aún un estigma social, y es un reto hacer una interpretación positiva de esa experiencia". Las mujeres tienden a sentirse más firmes y enérgicas después del divorcio, y los hombres más igualitarios: la separación es una oportunidad para abandonar estereotipos, una lección que continúa en las nuevas relaciones. 

El divorcio rara vez es un experiencia feliz en el momento en que se produce, pero si estás preparado para una nueva relación, es reconfortante saber que eres más sabio y exigente para volver al mundo e intentarlo de nuevo. 

 

¿Cómo sabes si es un buen momento para buscar una nueva relación? 

Te sientes bien personalmente: Tendemos a elegir a los compañeros que nos ofrecen más apoyo cuando sentimos que lo merecemos. 

Lo ves posible: Si salir con alguien empieza a parecerte factible, probablemente lo es. 

Has encontrado una nueva normalidad: Una vez resuelto el divorcio, cuando las cosas se calman (especialmente si tienes hijos o hijas) ves la perspectiva de salir con alguien con más seguridad. 

Te sientes capaz de vivir un poco de aventura: cualquier cita implica salir de tu zona de confort y es una buena señal si tienes ganas de divertirte y estás preparado para afrontar el desafío. 

 

Quizá sea demasiado pronto si... 

Comparas cada nueva cita con tu ex o no puedes dejar de pensar en él o ella. Puede que aún estés enamorado de tu ex pareja. 

Estás enfadado, ya sea porque el divorcio ha sido difícil, o aún estáis negociando temas relacionados con las y los hijos, el patrimonio, etc.

Todavía te sientes la mitad de una pareja. Cuando estamos en una relación tendemos a fusionarnos con la misma. Reconectar con nosotros mismos y ser conscientes de quiénes somos es el paso previo a darnos a conocer y conectar con alguien nuevo. 

No confías en la gente, y piensas que "todos los hombres/mujeres son superficiales" o que "todas las personas que merecen la pena están en pareja". Es conveniente que afrontes este pensamiento negativo. 

No te imaginas en soledad: puede ser un shock encontrarse solo, pero si no puedes soportar la idea de imaginártelo por un tiempo, es probable que te aferres a cualquier nueva perspectiva, incluso si no es adecuada para ti.