“Nunca he tenido pareja”

Hay personas que inician más tarde su interés por mantener una relación estable de pareja. En algunos de estos casos, la falta de experiencia les conduce a sentir cierto complejo a lanzarse a una relación, o a dejarse llevar por el juego de la seducción. En otros, el miedo al rechazo les lleva a mantenerse solos, a pesar suyo. Rebajar las expectativas asociadas a las relaciones románticas, aumentar la autoestima y trabajar las habilidades sociales, es habitual en estos casos.

Las Habilidades Sociales que vamos construyendo a lo largo de nuestra vida guardan una estrecha relación con nuestra Autoestima. La capacidad de quererse uno mismo tal cual se es, y de amar a los demás, son complementarias. Desde la infancia, vamos elaborando el concepto que tenemos de nosotros mismos en la continua interacción con los demás. Nos vemos reflejados en ellos como en un espejo. Aprendemos a valorarnos en la medida en que nos sentimos valorados. 

Una persona socialmente hábil busca su propio interés, teniendo en cuenta a la vez los intereses y sentimientos de los demás. Y cuando éstos entran en conflicto, trata de encontrar (en la medida de lo posible) soluciones satisfactorias para ambas partes. Tener una buena autoestima, significa que nos conocemos a nosotros mismos, tanto nuestras limitaciones y/o errores, como nuestras cualidades y aspectos positivos. Nos aceptamos tal cual, sintiéndonos en paz con lo que somos, con nuestro cuerpo, con nuestra forma de sentir, de pensar y de actuar.
 
Para iniciar un proceso de búsqueda de pareja: ¿Deberíamos empezar por querernos a nosotros mismos? ¿Somos conscientes de cómo nos relacionamos con los demás? 

Si no tienes pareja pero te gustaría iniciarte en una relación, un buen comienzo sería  conocerte a ti mismo, queriéndote incondicionalmente. Desde una consideración positiva, viendo tu yo como un potencial. Así, te presentarás ante esa posible pareja tal cual eres, con tus virtudes y defectos, sabiendo qué puedes ofrecer y dando a conocer de qué pie cojeas. Con la seguridad que esto te proporciona para mantener una interacción que te haga sentirte querido y aprobado independientemente de que esa persona se convierta en tu pareja o no.

La experiencia en Borobil con personas que presentaban dificultades para encontrar pareja, ha sido muy positiva a través del trabajo en autoestima y habilidades sociales. Una vez adquiridas ambas capacidades, estas personas inician una búsqueda de pareja de forma segura y adecuada más allá del resultado que obtengan. Ya que la inician queriéndose tal cual son y relacionándose tal cual se sienten. Lo que valoramos (tanto ellas y ellos como las terapeutas) como todo un éxito.