“Pierdo la erección de repente”

gatillazo-disfuncion-erectil

Tener un gatillazo es una de las situaciones más temidas para gran parte de la población masculina, a pesar de que ocurre con cierta y silenciada frecuencia. Sin embargo, si lo que fue una pérdida puntual empieza a repetirse ocurriendo en la mayor parte de los encuentros íntimos en pareja, estamos ante un problema que debe tratarse.

La ansiedad y el miedo al fracaso suelen jugar un importante papel en la pérdida de erección reiterada o frecuente. 


La solución pasa por el reajuste de responsabilidad, culpa y expectativas. Así como el trabajo en pareja, con ejercicios en los que centrarse en las sensaciones corporales. Dejar a un lado los pensamientos automáticos negativos (“voy a perder la erección”) y la auto observación durante los encuentros eróticos. Y es que, si en lugar de protagonista, el hombre adopta un rol de observador, ello le mantendrá alerta, lo que inhibe cualquier respuesta erótica. 

 

Cuando no se tiene pareja, el trabajo requiere de entrenamiento individual mediante técnicas de masturbación. En este caso, se complementa con educación sexual y el trabajo en autoestima y relajación.

Si tienes dificultades a la hora de tener o mantener la erección, de manera frecuente y sin razón aparente (enfermedades de tipo vascular, ingesta de alcohol, etc.), podemos ayudarte.