Practica el ligoteo sano: sedúcete y sedúcele

 
 À bout de soufflé

À bout de soufflé

El título del post quizá te lleve a pensar que vamos a repasar una serie de armas de seducción que te ayudarán a captar la atención de quien te propongas. Todo lo contrario.

El concepto Armas de Seducción no nos gusta porque en él parece ir implícito que ligar conlleva ir a la conquista, con un plan estratégico en una especie de escena bélica en la que plantar nuestra bandera y hacernos con la posesión de alguien. Es decir, parece que para ligar se necesiten reglas adecuadas, pautas o trucos que permitan venderle al otro aquello que quiere comprar, aunque ello suponga simular lo que no se es.

Esos trucos para ligar los conocemos de sobra, pues están presentes constantemente en los medios de comunicación, el cine, la publicidad y las redes sociales. Según éstos, debes vestir cierta ropa, tener un cuerpo esbelto y simétrico, comportarte de una manera concreta, etc.

Y, aunque es cierto que estos “trucos” pueden ayudarte a atraer interés sobre ti, los inconvenientes son mayores que las ventajas. Si esa forma de vestir y comunicarte es impostada, al mostrarte de una forma irreal estarás atrayendo a personas que sí se identifican con tu “escaparate” pero que no lo hacen con tu “tienda o trastienda”. Cuando descubran el engaño, pueden rechazarte dejando tocada tu autoestima.

¿CÓMO PRACTICAR EL LIGOTEO SANO?

Nuestro objetivo al seducir es pasarlo bien, y para ello es necesario partir de ti mismo, de ti misma: de que te conozcas tal cual eres, de que confíes en ti, de que tengas un autoconcepto equilibrado, de que potencies tus valores, de que te gustes y tengas una actitud adecuada ante las circunstancias de la vida.

La seducción debe empezar desde ti. Primero debes seducirte a ti misma para poder seducir a los demás. En el ligue se trata, a fin de cuentas, de mostrar a esa persona de que merece la pena conocerte mejor, ya que posees cualidades positivas.

En resumen, se trata de ejercer un Ligoteo Sano. Este concepto (originalmente Ligoteo Jatorra) es una idea de la sexóloga Nerea Sancho de Arremanitz Kooperatiba, como parte de la inciativa Dssirez, un “movimiento erótico” que se celebró dentro de la Capitalidad Europea de la Cultura de San Sebastián en el año 2016 y que en la actualidad ha evolucionado a TO! Mugimendu Erotikoa.

SEDUCIR EN POSITIVO SUPONE ENTENDER QUE:

La seducción es un fin en si mismo
El objetivo no es conseguir un número de teléfono o irnos acompañados a casa. Cuando nuestra meta consiste en disfrutar del juego, ello nos abre a nuevas posibilidades porque mejoramos nuestra actitud. Sin rechazar o aceptar a alguien en base a ideas preconcebidas o dando por hecho que la relación será cada vez más intensa.

La seducción es un juego psicológico
En el que a veces se gana y otras se pierde, como parte de las reglas del propio juego. Cuando se pierde, es decir, cuando nos rechazan lo aceptamos y no molestamos insistiendo. Cuando somos nosotros los que rechazamos, no rehusamos a la persona sino a las propuestas que no nos interesen con respeto y tacto.

La seducción es un estilo propio de comunicación
Verbal y no verbal, con la que transmitimos una actitud positiva. Por ejemplo, halagando a la persona de forma sincera. Para ello utilizaremos piropos personalizados y oportunos. Seremos sinceros, no ocultando información relevante a la otra persona.
En el plano no verbal, mostrarnos abiertos significa no sacar el móvil constantemente o mirar alrededor mientras mantenemos una conversación; mostrar interés, escuchar y preguntar… etc.

La seducción es un conjunto de habilidades susceptibles de aprendizaje
Nos referimos a habilidades sociales y de comunicación. Partiendo de tus recursos, sin imitar a otros. Conocernos y aceptarnos como somos y partir de ello con naturalidad. Rasgos como la inseguridad, la timidez, los nervios; es decir, lo que hasta ahora hemos considerado negativo serán vistos como gestos potencialmente seductores.

La seducción es un comportamiento
Requiere acción. Nadie seduce sin hacer nada. Si trabajas desde casa, si no cuidas tu vida social y no realizas actividades de ocio; y sobre todo, si no quieres cambiar esta situación, es más complicado que seduzcas a alguien. Mostrar una actitud abierta a través de nuestra conducta es necesario para poder implicarnos en un juego de ligoteo.

La seducción promueve la intimidad
Tener relaciones profundas es una necesidad emocional. Desde que nacemos buscamos sentirnos emocionalmente seguros a través de vínculos significativos. En la infancia son los padres o madres; en la vida adulta es la pareja (u otras formas de relación) y las amistades. Personas que nos conocen a nivel profundo e íntimo, y nos aceptan incondicionalmente. Cuando lo conseguimos, vivimos en mayor equilibrio.

La seducción fomenta la elaboración de fantasías
Como todo juego, promueve la imaginación.

Juega, diviértete, quiérete, sedúcete y sedúcele.