¿QUÉ ES LA SEXOLOGÍA?

La Sexología Sustantiva es la ciencia que tiene como objeto el estudio de los sexos. Es decir, de los sexos como "sexo que se es", esto es, hombres o mujeres con sus diferencias, sus identidades, sus mixturas y sus interacciones. Una compleja mezcla de elementos bio-psico-sociales y biográficos que conforman la sexualidad de cada persona.
Aclaramos lo del "sexo que se es" porque dicho concepto, el de sexo, ha sido usado con múltiples significados, mayoritariamente como el "sexo que se hace" (relaciones sexuales) o sexo que "se tiene" (aludiendo a los genitales).

¿EN QUÉ CONSISTE LA TERAPIA SEXOLÓGICA?

En consulta partimos de estas ideas para el trabajo en Sexología Clínica. Entendemos la sexualidad de forma integral, como esfera ineludible en cualquier abordaje terapéutico. Y es que, la forma en que nos expresamos e interaccionamos con el mundo que nos rodea, pasa por el hecho de ser hombre o mujer, de la manera en que cada cual lo es.
Cada sexualidad es única, pues cada persona cuenta con una forma propia de vivirse y expresarse como hombre o mujer, y dinámica, ya que no cesa de cambiar y evolucionar desde el nacimiento y hasta la muerte. Nuestro objetivo es que cada persona se conozca, acepte y se exprese conforme ello.


Abordamos dificultades relacionadas con los siguientes aspectos:

la Identidad sexual

Hablamos de masculinidades y feminidades, ya que cada persona tiene una forma de ser hombre o de ser mujer. A veces, existen disonancias entre la identidad sexual que la persona percibe y la asignada socialmente en función de los genitales u otros caracteres sexuales. Hablamos entonces de transexualidad, una situación que no consideramos como enfermedad, pero que en muchos casos, debido a la incomprensión o rechazo social, requiere de acompañamiento individual y familiar por parte de un profesional de la sexología. En este caso es de vital importancia dedicar un tiempo a la educación en sexualidad.

la Orientación del deseo

El deseo es un impulso muy básico, que tendemos a clasificar como homo, hetero o bisexual. La experiencia sexológica nos lleva a pensar que hay muchos más "tonos de gris".
Conocer nuestro deseo, aceptarlo y disfrutar del mismo expresándolo a nuestra manera, es la idea con la que partimos en la mayoría de las intervenciones que tienen que ver con la orientación.

el Deseo

Ya sea por exceso o por defecto, aunque suele consultarse más frecuentemente el segundo. Cuando nuestro cuerpo activa la situación de alerta, anula los canales del placer. Es lo que ocurre en situaciones de estrés, ansiedad, miedo, en las cuales es frecuente que el deseo sexual se inhiba.

la eyaculación

Puede ocurrir que la eyaculación sea excesivamente temprana o tardía durante las relaciones en pareja, o bien que no ocurra (aneyaculación). Las causas pueden ser diversas. Es habitual que estas personas hayan recibido una escasa educación sexual, malas experiencias o hayan vivido en un entorno donde la sexualidad era sinónimo de tabú.

el orgasmo

Como puede ser la ausencia de orgasmo, llamada anorgasmia. Ocurre cuando la persona no es capaz de sentir un orgasmo durante ninguna actividad erótica. Puede darse la circunstancia de que sí tenga capacidad de sentir placer y disfrute de todas las prácticas eróticas y sin embargo, tenga la sensación de quedarse rozando el orgasmo.

la excitación y el coito

Como puede ser presentar dificultades para la erección (lo que se ha llamado Disfunción Eréctil) ya sea porque no se logra o bien se pierde con facilidad. También podríamos incluir el denominado Vaginismo o la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina, lo que dificulta la penetración. Suele deberse a causas psicológicas.